Avisar de contenido inadecuado

Un suceso a evitar

{
}

Hace poco planeé unos días de descanso y relax en el pueblo. Durante toda la semana preparé las maletas, hice listas interminables de cosas que me tenía que llevar, contacté por teléfono con los amigos para quedar a comer y a cenar, avisé a mis familiares de que lo tuvieran todo preparado... En definitiva, cinco días bastante estresantes que, esperaba, serían redimidos con un sábado y un domingo placentero.

Sin embargo me equivocaba. Cuando iba a bajar todas las maletas a la cochera para meterlas en mi automóvil me percaté de que me faltaba la documentación. Ya había cerrado la puerta, así que me molestó dejar otra vez todos los bultos en el suelo y buscar las llaves, hasta que recordé que estaban bien guardadas dentro de mi bolso, al lado de la cartera, ambas cosas bien seguras dentro de mi piso. Sí, detrás de una puerta de roble maciza de cuatro o cinco centímetros de espesor.

En ese momento todos los planes que había elaborado se esfumaron. Entré en un estado de nerviosismo tal que no sabía qué hacer, y permanecí delante de la puerta de mi casa más o menos diez minutos, hasta que recordé un sitio ideal en Internet para encontrar cerrajeros, gracias al cual pude contactar con un profesional que, en un momento, abrió mi puerta sin desperfectos ni problemas y solventó mis tribulaciones.

Cuando el cerrajero terminó su trabajo entré casi como un elefante en una cacharrería, buscando el dichoso bolso con las llaves dentro. Allí estaba, sobre el sillón, cómodamente instalado. Lo abrí, cogí las llaves, me las metí en el bolsillo (hubiese sido demasiado anecdótico si me hubiera vuelto a pasar) y pagué al cerrajero. Cuando todo terminó y pude cerrar la puerta, al fin pude respirar. Y volver a sonreír, claro.

Y es que en estos momentos es difícil saber cómo reaccionar, sobre todo si es la primera vez que te ocurre. Pero afortunadamente pude recordar a tiempo un recurso de la Red de redes y finiquitar un asunto que impedía ese viaje de relajación y encuentro con mis raíces. Sobre si lo pasé bien o no... Tendrás que esperar a que te lo cuente otro día.

{
}
{
}

Deja tu comentario Un suceso a evitar

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre