Avisar de contenido inadecuado

No hay nada mejor que empezar siempre por el comienzo

{
}

 

Vale, de acuerdo, tal vez el título que hemos elegido para nuestro artículo te resulte un tanto extraño, pero no nos negarás que no tenemos razón. Como vulgarmente se suele decir, más que un santo. En efecto, cuando queremos hacer una cosa no hay mejor solución que hacerla bien, recurriendo a todos los pasos que hay que andar y comenzando siempre por el principio. Sin embargo a veces no actuamos así y nos dedicamos a empezar la casa por el tejado, lo cual termina por desembocar en un fracaso total y absoluto. Vamos a ver algunos ejemplos.

 

 TAGS:

Para empezar, y ya que hemos nombrado un edificio, comprobemos cuál debería ser el primer paso. En efecto, tras pedir las oportunas licencias y permisos hemos de recurrir a unos profesionales que nos hagan unos buenos cimientos. De hecho, existe incluso un buscador de encofradores en España que nos permite encontrar empresas especializadas en el asunto. Sin embargo nosotros, que queremos ver la obra terminada cuanto antes, llamamos a todos los profesionales a la vez, marcamos los tabiques y divisiones sin haber hecho la estructura, convocamos a la vez a pintores y yeseros... Sí, la verdad es que al caos de las obras sumamos siempre el de nuestra propia improvisación.

 

Otra faceta donde solemos actuar de forma precipitada es a la hora de efectuar compras. Da igual de lo que sea, si no elaboramos una lista realista de lo que verdaderamente necesitamos acabaremos por comprar cosas que no necesitamos, sobre todo si vamos a adquirirlas sin haber comido previamente. Todas las asociaciones de consumidores nos dicen que es un error acudir a hacer la compra sin haberla meditado previamente, y por supuesto llevarla a cabo en ayunas. Ojo con esta circunstancia.

 

Podríamos poner un montón de ejemplos más: estudiantes que hacen el trabajo de casa empezando por las conclusiones, clases de informática en las que se pasa directamente al meollo de la cuestión sin explicar previamente los pasos iniciales, etc. Es decir, estamos demasiado acostumbrados a empezar por el final, por eso hemos querido poner de manifiesto con este artículo que a veces conviene pararse a pensar y dar comienzo a nuestras acciones diarias siempre por el principio. Vale la pena, te darás cuenta por ti mismo a poco que lo pongas en práctica.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario No hay nada mejor que empezar siempre por el comienzo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre