Avisar de contenido inadecuado

Levantar el auricular... Y listo

{
}

A veces no aprovechamos las oportunidades que tenemos delante de la vista. Puede ocurrir que no sepamos verlas, que nos pasen por delante y no les prestemos atención. Pero indudablemente están ahí, reclamando nuestra atención. Sin embargo la costumbre que tenemos que no mirar a nuestro alrededor nos imposibilita hacerles caso. Sí, a veces somos demasiado humanos.

Porque a ver, todos los que viven en la capital de España y han tenido que pasar la ITV han sufrido alguna vez una de esas temidas colas que se producen en estos sitios, ¿verdad? Pues bien, sabiéndolo, ¿por qué no nos molestamos en pedir cita previa en cualquier inspección técnica de vehículos en Madrid? Esto no solamente es posible, es que es deseable. Si haces clic en el enlace que os hemos dejado comprobaréis que lo que estamos afirmando no es ninguna falacia ni exageración. Se puede recurrir a este servicio, el cual es muy práctico y totalmente funcional. Y sin tener que abonar ningún tipo de tasa extra vamos a tener un día y una hora determinados para revisar nuestro coche. Como afirmamos en el título que encabeza este artículo, consiste básicamente en levantar el auricular y listo.

Piensa además que la ITV es un trámite del que nadie escapa. Todos los vehículos que circulan por la carretera, antes o después, tendrán que acudir a uno de talleres homologados y pasar esas pruebas que todos conocemos tan bien: que si las luces, que si el limpiaparabrisas, que si la dirección, el freno, la amortiguación, toque ahora el claxon, cuando yo le diga acelere progresivamente... Son unas rutinas que todos hemos experimentado y que llevamos a cabo en periodos distintos. Si nuestro coche es nuevo no tendremos que acudir hasta pasados cuatro años. Luego hay tres sesiones de dos años cada una. Y a partir de los 10, comienza la pesadilla. Absolutamente todos los años tenemos que pasar por el aro. Es así de sencillo.

Tal vez no te guste el precio o quizá pienses que en cualquier taller al uso podrían revisar tu coche con las máximas garantías. Pero lo que está claro es que del asunto no te escapas, así que actúa con cabeza, haz clic en el enlace que te hemos proporcionado y concierta la cita previa. No dejes pasar de nuevo la oportunidad, que si no te vemos esperando pacientemente en esa enorme cola que se formará, seguramente, cuando acudas a la ITV.

{
}
{
}

Deja tu comentario Levantar el auricular... Y listo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre