Avisar de contenido inadecuado

Compartiendo experiencias

{
}

Hace poco me topé con un amigo al que no veía desde hace mucho tiempo, más o menos desde el Instituto. Es un placer volver a encontrarse con aquellos que han formado parte de tu juventud y de tus primeras experiencias vitales. Estuvimos hablando durante mucho tiempo y nos pusimos al día de nuestras ocupaciones y de si se habían cumplido nuestros anhelos y expectativas. La conversación duró tanto y nos recordó tantas cosas que decidimos irnos a comer los dos juntos para seguir charlando.

Ya en el restaurante un asunto llevó a otro y acabé confesando a mi amigo que no sabía qué hacer con mi automóvil. Han pasado por él unos diez años y, aunque funciona perfectamente, tenía ciertos recelos sobre si la próxima revisión que me tocaba pasar iba a salir perfectamente. Sin embargo, y he aquí la gracia de haber tenido este encuentro, mi amigo me descubrió un sitio fenomenal donde se resumen todas las estaciones de itv en la provincia de zaragoza y me tranquilizó sobre el particular, puesto que me aseguró que no debía albergar ningún temor, ya que las inspecciones técnicas están programadas para asegurarnos de que todo funcione correctamente en nuestro vehículo.

Este es un asunto que aún debemos mejorar, sobre todo porque en ocasiones pensamos que estas revisiones están programadas con afán recaudatorio, cuando su finalidad es la de asegurar la correcta puesta a punto del vehículo que usamos para desplazarnos. Y el asunto no es baladí si pensamos en la gran cantidad de tiempo que pasamos dentro del coche. Una buena inspección nos certifica que podemos circular con total normalidad y, lo que es más seguro, con tranquilidad. El trámite no se pasa únicamente para obtener una pegatina que nos permita evitar una sanción administrativa, sino que tiene un cometido fundamental en estos tiempos en los que el parque automovilístico ha crecido exponencialmente.

Una vez que nos despedimos caminé hasta mi vehículo con otra disposición de ánimo. El encuentro, además de servirme para comprobar que mi amigo y yo aún teníamos muchas cosas en común, me sirvió para despejar las dudas sobre mi automóvil. Así que puede decirse que la experiencia fue doblemente provechosa.

{
}
{
}

Deja tu comentario Compartiendo experiencias

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre